A propósito de… Joaquín González Dorao

El 14 de marzo de 2016 tuvimos como invitado a Joaquín González Dorao. Joaquín es ilustrador y dibujante de viajes, además de miembro de la Agrupación Española de Acuarelistas y especialista en la elaboración de cuadernos de viaje.

Comenzamos la reunión hablando sobre su trabajo como ilustrador a ordenador para diversas empresas y sobre el hecho de que su labor como acuarelista de viaje la lleva a cabo a nivel personal y por puro placer –de hecho, no dibuja en los viajes de placer con amigos o familia-. Estudió Fotografía y Publicidad, y su historial viajero comenzó con varios viajes Interraíl cuando era muy joven, en los que ya hacía diarios de viaje, aunque sin ilustraciones. También hace mapas para oficinas de turismo, parques de atracciones o campamentos.

Sobre los cuadernos de viaje, nos contó que fueron muy importantes en los viajes y las expediciones interoceánicas españolas, francesas y británicas, ya que conformaban una suerte de catálogos de las especies animales y vegetales que se veían y descubrían, así como un apoyo importante en trabajos arqueológicos. Solía haber dibujantes en las expediciones, de la misma manera que había cronistas, médicos, y otras variadas funciones. También existieron cuadernos de viaje elaborados por los intelectuales y artistas del Romanticismo, e incluso había ilustraciones de viaje que servían de bocetos para futuros cuadros –así ocurrió en el caso de ciertos cuadros de Turner o Delacroix, entre otros pintores-. Francia es, tal vez, el país con más tradición en cuadernos de viaje, y actualmente se celebran ferias dedicadas a ellos y hay secciones específicas en las librerías. También en la actualidad, hay muchos dibujantes que distribuyen sus trabajos por Internet, quedan para dibujar, hacen simposios internacionales… Nos habló de otros cuadernistas de viajes de prestigio, como Enrique Flores, Santi Sallés o Inma Serrano Para Joaquín, en un cuaderno de viaje cabe todo aquello que sea plano: ilustraciones, textos, entradas a lugares, billetes de transporte, etiquetas de productos, servilletas, hojas de árbol, sobres de azúcar, banderolas, cercos de copas e incluso arena; en definitiva, todo aquello que ayude a formar una idea de las sensaciones de un viaje.

Sobre su proceso de trabajo, Joaquín nos explicó que siempre dibuja a lápiz en el sitio el propio dibujo acabado, y que también colorea allí mismo si tiene espacio y buenas condiciones, terminando en el hotel a partir de una fotografía en caso contrario. Antes de comenzar a dibujar, suele dedicar un tiempo a observar y explorar el lugar. Sobre las reacciones que suscita, dice que la cantidad de personas que se acercan mientras dibuja varían según el lugar, pero suele ocurrir en mayor medida en Asia y África, y en el caso de los niños. Lleva un estuche del tamaño de un neceser, otro estuche más pequeño de viaje y un tercero en el que porta accesorios. Lo más complicado de pintar es la gente, porque está en movimiento –a veces se queda a medias y tiene que inventar algo o completar con los rasgos de alguien que llegue o pase después-. China es el país que más juego le ha dado para dibujar.

Terminaba así una agradable tarde de intercambio, en este caso con un tipo de viajero, y de transmisor de las sensaciones de un viaje, que nunca habíamos tenido en nuestra tertulia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s