A propósito de… César Pérez de Tudela

El 16 de marzo de 2015 recibimos en nuestra reunión a César Pérez de Tudela. César es abogado, periodista y alpinista, y es ampliamente conocido por su participación y colaboración en diversos contenidos de televisión.

César comenzó la reunión contándonos sobre su actividad como enviado especial a determinadas zonas del mundo que vivían momentos comprometidos, como es el caso de la guerra de Vietnam o la guerra de las Malvinas. Habló de su relación con Manu Leguineche, con quien compartió tertulias, pero quien –según nuestro invitado- veía las guerras desde fuera, sin entrar en la fenomenología ni las relaciones humanas, que es lo que le interesa a César.  También cuestiona a Arturo Pérez Reverte, quien según nuestro invitado pagaba para se reprodujesen sonidos de metralleta mientras hablaba.

Para él “la literatura nace con el viaje, porque quien tiene algo que contar es aquél que ha conocido otras cosas”, y “la literatura es comunicación”. Es muy crítico con cierta literatura, porque no entiende a quien escribe muy bien. Admite que admira a poetas y místicos, porque le gusta lo metafísico y no lo racional, y le interesan las religiones, el amor, la conciencia… Para él el mejor libro es “Cinco montañas solo. Memorias de un explorador”. Sobre su trayecto como escritor, nos contó que sus primeros libros no eran buenos porque solo contenían vivencias, y que tiene previsto un libro más del Barón de Cotopaxi, que es su alter ego.

Sobre sus viajes y expediciones, nos desveló que aún sale a la montaña para disfrutar, porque no quiere parar –recientemente estuvo recogiendo un parapente que se había quedado en lo alto de un bosque-. Para él, “el que ha muerto varias veces como yo, tiene mucho que contar”. Su propia mujer murió en el Hindu Kush, y él, en el Aconcagua, tras varios días sin comer, tuvo varios días de alucinaciones por falta de oxígeno en el cerebro –un tema este, el de las alucinaciones en alta montaña, que no ha sido en su opinión suficientemente estudiado-. También nos contó cómo en 1973, en su intento de ascensión del Annapurna –la montaña más peligrosa por número de muertos por ascensiones-, vio al Yeti, mientras paseaba al atardecer por una aldea tibetana. Sobre el Yeti, el supuesto Neandhertal que ha sobrevivido, ha estudiado mucho. También nos habló del chasulongo, una especie de yeti en miniatura que supuestamente habita en los Andes. En su día hizo varias expediciones a la parte indonesia de las isla de Nueva Guinea, donde convivió con las etnias combai, dani, rani, etc. Allí, cada cuenca fluvial es de una cultura e idioma diferente. También visitó algunos pueblos arborícolas, que viven en casas a treinta metros del suelo a las que se llega escalando (viven ahí por los cocodrilos, por la malaria, y para poder defenderse del enemigo que se acerque). Entre sus aventuras más originales están también las de haber sido víctima del ataque de un elefante marino, haber presenciado el ataque de un leopardo a un pingüino, o haber sido rescatado de la montaña por la policía. Para él, le han pasado tantas cosas que su vida parece de ficción. También ha sido profesor del anterior rey de España en asuntos de naturaleza y supervivencia. Por último, comparte con nosotros la siguiente reflexión: “pertenezco a otra generación, y me cuesta comprender a la actual”.

Finalizaba así una agradable tertulia, en la que pudimos conocer algo más de este personaje que no deja a nadie indiferente dentro del mundo del viaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s