A propósito de… Eduardo Martínez de Pisón

El 24 de Febrero de 2014 nos visitó Eduardo Martínez de Pisón. Eduardo es geógrafo y Catedrático Emérito de la Universidad Autónoma de Madrid, además de escritor y alpinista.

Comenzamos hablando sobre su trabajo, y las distintas cosas que ha tenido oportunidad de hacer. Por ejemplo, estuvo contratado por el gobierno de Chile para delimitar la frontera entre ese país y Argentina. Para él, la geografía está a caballo entre la ciencia (por lo que concierne al territorio) y las humanidades (por lo que se refiere a la cultura). Porque él entiende la geografía en sentido amplio, alineado con el pensamiento geográfico, que aboga por el interés por la filosofía, el arte y la cultura de los distintos lugares. Ahora está planeando un viaje conocido como “La gran travesía del viejo mundo”, desde Múnich a Shanghai pasando por los Alpes, Rumanía, Turquía, Capadocia, el Cáucaso, el Caspio, el río Tamir, Uzbekistán, el Mar de Aral y Kunming.

Poco después empezamos a profundizar en el Himalaya y el alpinismo, quizá las grandes pasiones de Eduardo. Para él, a nivel cultural, con su mezcla de cultura local e inglesa, el Himalaya es más rico y diferente que los Andes, donde el idioma y la religión son más parecidos. Ha conocido en el Himalaya a personas que temen o dicen haber visto al yeti. Por ejemplo, en Rombug, el yeti es el símbolo de la luz, tiene pelo blanco, corre por las alturas produciendo gran ruido y mata al ganado. La gente que lo ve, vuelve con la nariz congelada. En Nepal lo asocian con un oso pardo grande. Y en Karakorum es un animal peludo que rapta mujeres. Para él, hoy en día es posible encontrar más del Tíbet fuera de allí, en el Reino de Mustang (Nepal) o en Ladakh (India), que en el Tíbet mismo. En el Tíbet, a los muertos los descuartizan y los echan por partes a los buitres, estableciéndose así una conexión con el zoroastrismo. Hablaba también sobre los serpas, que como los hombres andinos, tienen una complexión física especialmente preparada para la vida en la montaña. Enumeró las montañas que han sido consideradas las más altas de la Tierra a lo largo de la Historia: el monte Olimpo, el monte Atos, el Pamir, el Teide, el Chimborazo, el Everest… Siempre hubo polémica con este asunto, incluso con hipótesis de montañas más altas que el Everest después del descubrimiento de éste. Es importante distinguir entre altura (desnivel) y altitud (metros). Como curiosidades, las montañas con mayor declive son el Nanga Parbat, los Annapurnas y el Daglakhiri, mientras que el pico con más distancia con respecto al centro de la Tierra es el Chimborazo. Pero sin alejarnos de Asia, continuamos hablando de las Montañas Escondidas de China, una serie de cumbres situadas más allá del Himalaya, ocultas en la lejanía del interior del país, con poca celebridad mediática e información. Fue sobre todo allí donde se creyó, como se mencionaba antes, que existían montañas más altas que el Everest (el Minya Konka, la Montaña de Nieve del Dragón de Jade, el Amne Machin…). En esa zona del mundo se encontraba también supuestamente Shangri-La, el mítico lugar ficticio descrito por James Hilton en su “Horizontes perdidos”, en el que vivían personas de gran longevidad, felicidad permanente…

Hablando sobre geografía en general, y sobre su visión particular de esta ciencia, nos dejó reflexiones tan valiosas como la de que entre los hombres y los lugares en los que viven hay un diálogo, ya que ambos se influyen y se adaptan el uno al otro. De manera más profunda trató el fenómeno de las áreas disyuntas, que explica cómo algunas especies animales y vegetales iguales aparecen en sitios muy distantes entre sí. Ocurre por ejemplo con un tipo de pino que existe en Canarias y en el Himalaya, y se da porque todo el territorio que une esas áreas tuvo una vez el mismo clima y las mismas condiciones.

Continuamos hablando sobre lugares míticos o fantásticos, como la Ciudad de los Césares –o Trapalanda-, ciudad mítica de América del Sur que se supone llena de riquezas y ubicada en la Patagonia, tras haber sido fundada por náufragos. Es un mito semejante al de El Dorado. En Norteamérica se hallaban supuestamente las Siete Ciudades de Cíbola, sin olvidar el Reino del Preste Juan.

No podía olvidarse nuestro invitado de uno de los aspectos de la geografía que más disfruta: el paisaje. Nos contaba que en un reciente viaje por Andalucía, le había llamado la atención el hecho de que casi todas las personas a bordo de un autobús apenas prestaban atención al paisaje de las tierras por las que pasaban, dedicándose en cambio a leer o mirar sus aparatos electrónicos. En su opinión, los paisajes con mucho más apreciados en otros países europeos.

Para finalizar la tertulia, conversamos sobre religiones. Los nestorianos, cristianos procedentes de Persia que no conocían al Papa y que eran considerados herejes tienen aún una reserva en Kerala (India). En el pasado, su territorio fue confundido con el Reino del Preste Juan. Por su parte, la religión Bön es una antigua tradición chamánica y animista del Tíbet que influyó mucho en el budismo tibetano, creando una suerte de sincretismo religioso. Para Eduardo, hay muchas relaciones entre las religiones del mundo.

Terminaba así una visita que nos aportó mucho, por cuanto Eduardo es una auténtica fuente de sabiduría y disfruta compartiendo su conocimiento cuando tiene ocasión de hacerlo.

Sergio Gonzalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s