Soubeuh

La mujer es fatalmente sugestiva

vive una vida distinta de la suya propia;

vive espiritualmente en las imaginaciones

que trata y las que fecunda

Charles Baudelaire

 

 

 

Mi corazón está tallado en ébano puro

y mis ojos son dos Djembés que tocan

al unísono la música enloquecida de la

que me visto y mi cuerpo aclama.

Puedo sentir el rugido de un lamento

y la risa de un muerto que se escapa.

Puedo licuarme en el jugo de los frutos milenarios

que esta tierra me reclama.

Ser yo y dejar de ser la que todavía

ni siquiera un solo día he soñado.

Ser acaso el viento que sacude a la rama dormida

para dar sombra a mí lecho.

Puedo sentir África y con ella despojarme de mi alma errada.

Puedo ser yo abandonada a los que me olvidaron.

Begoña Flores

Senegal (Julio 2000)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s