A propósito de… Diego Cortijo

El 19 de Mayo de 2014 nos acompañó Diego Cortijo. Diego es un joven viajero y explorador, que no ha dudado en acometer expediciones para conocer más sobre algunos de los más fascinantes enigmas del planeta.

Ha viajado e investigado mucho, sobre todo, en Perú. En el país andino, Diego comenzó trabajando dos meses en la búsqueda de petroglifos y ruinas arqueológicas en la región de Madre de Dios. Poco a poco, fue conociendo más y más sobre lugares míticos como Paititi, un mito transmitido por la tradición oral hasta hoy en día, consistente en un reino legendario considerado el famoso Dorado en el siglo XVI. También se ha interesado por Caral, la supuesta capital de un reino preincaico, de 5000 años de antigüedad, contemporáneo de civilizaciones como la china, la egipcia, la mesopotámica o la india. En otras expediciones descubrieron Inka Cop, un rostro inca en una roca, probablemente formado de manera natural, aunque con retoque humano, o diversos geoglifos (marcas en la tierra). Como hay zonas arqueológicas de influencia inca en Brasil y Bolivia, Diego piensa que la zona de Madre de Dios debe tener más cosas por descubrir.

Más allá de las investigaciones, los viajes le han dejado un buen número de vivencias y experiencias, como los contactos con las comunidades locales como las de los mascopiros y los machiguengas, que en general se aíslan de manera voluntaria, y que con frecuencia presentan rivalidades y conflictos entre sí. El proceso de acercamiento a ellos no es fácil, porque estas comunidades pueden atacar, se les pueden contagiar enfermedades, etc. También se ha documentado sobre algunas experiencias corporales derivadas de la ingesta de alucinógenos como la ayahuasca (Diego piensa que todo lo que produce la ayahuasca está relacionado con cosas reales de la vida de cada persona). Como a veces en los viajes hay ciertos peligros y amenazas, también nos contó algunos problemas y experiencias que ha tenido con las hormigas isula, las más grandes del mundo y cuya picadura es muy peligrosa, o con la chicharra machaca, una especie de víbora voladora. Moverse tampoco es fácil, y aunque a veces avanzan por ríos para evitar la difícil selva, otras no les ha quedado más que abrirse camino con machetes, con frecuencia en zonas que aparecen en blanco en los mapas por ausencia de datos.

Otros proyectos que ha acometido nuestro invitado han sido la arqueología submarina en Japón, para conocer las Estructuras de Yonugami, un megalito a 27 metros de profundidad que probablemente estuvo fuera del mar, con una antigüedad de al menos 10.000 años, lo que la haría ser la construcción más antigua conocida, aunque aún se duda si tiene un origen natural o artificial. O la visita a las pinturas rupestres de Tassili (Argelia) relacionadas con el Egipto faraónico y con algunas culturas nómadas.

Sergio Gonzalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s